Radio Victoria 23 años siendo parte de tu comunidad



Por ADES Santa Marta

Hoy se cumplen tres años de Gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén, una gestión difícil desarrollada en un escenario político complicado; donde los grupos poderosos siguen ejecutando artimañas desestabilizadoras, pese, a que el trabajo realizado por Sánchez Cerén sea en beneficio de la gente más pobre del país.
 
Para no irnos tan lejos, en diciembre de 2016 en un acto de justicia para la clase trabajadora decidieron aumentar el salario mínimo a 300 dólares en la zona urbana y acercarse a los 200 y 225 dólares en la zona rural; la empresa privada, secundada por ARENA, saltó del disgusto y exigió al Gobierno anulara esa decisión. El Presidente Cerén reafirmó su postura y exigió se pagara lo establecido.
 
En marzo de este año ARENA, en un intento de boicotear la gestión presidencial, interpuso una demanda de inconstitucionalidad al Presupuesto General de la Nación poniendo en peligro la ejecución de los programas sociales que tanto benefician al pueblo.
 
Es necesario señalara que el Gobierno ha intentado trabajar para todas y todos pero ha cometido un grave error. La estrategia del FMLN en estos tres años ha sido gobernar desde espacios cerrados y exclusivos de la capital salvadoreña, alejándose de las comunidades y negando la oportunidad de explicarle al pueblo lo que  ARENA junto a la empresa privada intentan hacer. Dar un golpe de Estado sutil y silencioso.
 
Se ha alejado del movimiento popular, que siempre le ha respaldado, y ha preferido establecer dialogo con alcaldes y alcaldesas que, en la mayoría de los casos son de Derecha y, no responden a los intereses de la ciudadanía. 
 
No se ha atrevido a enfrentar a la empresa privada para obligarles a pagar los mil 500 millones de dólares que evaden en impuestos al año, que pueden ser usados para ejecutar obras que beneficien al pueblo.
 
El FMLN  como Gobierno ha implementado políticas que intentan incluir a la niñez, a jóvenes, a mujeres y personas mayores, para que sean parte del desarrollo del país, pero si no hay comunicación, si no hay sintonía con su pueblo, no hay forma que éste comprenda lo bueno que se está haciendo.
 
 ARENA seguirá desprestigiando, seguirá intentando manchar e invisibilizar todas las buenas obras hasta que ellos y ellas  vuelvan al poder y puedan repartirse el dinero en sobresueldos, compra de pines y robos millonarios.
 
Aun así, con todo los vacíos de comunicación que el Gobierno ha dejado con su pueblo, no se puede obviar los avances obtenidos en el trabajo con jóvenes, mujeres, agricultores y la niñez, que hoy más que nunca se vuelve necesario prepararla  con valores porque serán las y los futuros dirigentes del país.  
­