Radio Victoria 23 años siendo parte de tu comunidad

Toda persona  tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión, este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, además  el de investigar y recibir informaciones, un derecho contemplado en las en la constitución de la República de El Salvador así mismo en tratados internacionales.

Teniendo en cuenta ese derecho, el Día Mundial de la Libertad de Expresión y Prensa como también se le conoce,  es una oportunidad para: Celebrar los principios fundamentales de la libertad de prensa; defender el derecho humano a la comunicación, y que surjan  más medios al servicio de las comunidades. Además  de rendir homenaje a los periodistas que han sido asesinatos en el cumplimiento de su deber.

La Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, la cual encabeza la conmemoración de este día, ha elegido este año como lema el de «Mentes críticas para tiempos críticos» con el objetivo de destacar el papel de los medios en el avance hacia sociedades más pacíficas, justas e inclusivas.

El tres de mayo fue proclamado como el Día Mundial de la Libertad de Prensa en 1993, por la Asamblea General de las Naciones Unidas, siguiendo la recomendación adoptada durante la 26ª sesión de la Conferencia General de la UNESCO en 1991.

Esta celebración, es la ocasión para informar a los ciudadanos acerca de las violaciones a la libertad de prensa, así como recordar que en decenas de países alrededor del mundo las publicaciones son censuradas, algunas multadas, suspendidas o anuladas, mientras que periodistas, editores y publicadores son acosados, atacados, detenidos e incluso asesinados.

Es una fecha para fomentar y desarrollar iniciativas en favor de la libertad de prensa, y para evaluar el estado de la libertad de expresión  en todo el mundo.

La Libertad de Prensa está sumamente vinculada a la libertad de expresión, de información, de pensamiento, y  a los derechos humanos pilares fundamentales de todo sistema democrático.

Para algunos periodistas salvadoreños los mismos dueños de algunos medios de comunicación coartan la libertad de prensa y por ende la  libertad de expresión, al no permitir que se toquen temas que el público debe saber, simple y sencillamente porque estos medios responden a intereses económicos o políticos.

Sin duda alguna el aporte que las radios comunitarias han dado desde su surgimiento luego de la firma de los acuerdos de paz,  en cuanto a garantizar  la libertad de expresión,  ha sido fundamental  especialmente para comunidades y ciudadanos, que se ven obligados a denunciar públicamente problemas como falta de agua potable, abuso de autoridad, y en el caso de Radio Victoria en cabañas, su denuncia continua en contra de los proyectos mineros.

Lo que incluso llevo a presionar para que los diputados aprobaran el 29 de marzo pasado una Ley que Prohíbe la minería, la población reconoce el papel que ha desempeñado este medio a la hora de a dar información y acompañar a la población.

Radio Victoria cumple en este año 2017, 24 años de existencia; años que han demostrado que para defender y hacer valer la Libertad de Expresión y Prensa; se debe estar consientes de la constante disputa con el poder, al que hay que enfrentarse en la cotidianidad del trabajo radiofónico. En diferentes contextos, investigar, denunciar injusticias o dar voz a los sin voz, como dice en una de sus publicaciones la Organización de las Naciones Unes para la Ciencia y la Cultura;  se traduce en una permanente persecución, amenaza y en el peor de los casos hasta en asesinatos de las y los comunicadores, a esta realidad no ha escapado la emisora comunidad Radio Victoria.

Radio Victoria, es fiel defensora de la Libertad de Expresión y Prensa, y por ello cuenta con la credibilidad en las comunidades, sin embargo es mal vista por los poderes que representan los intereses de las empresas transnacionales y los grupos políticos de derecha en el departamento de Cabañas; en ese sentido en este tres de mayo, seguimos exigiendo una investigación seria y responsables en relación a la persecución y amenazas en contra de las y los miembros de Radio Victoria, quienes fueron víctimas, por decir la verdad sobre los impactos negativos que generan las empresa mineras.

Por Marixela Ramos

­